Enza Lazzaro

Nació en Palermo (Italia, 1948), desde 1949 vive en Venezuela. Radicada en Mérida desde hace más de 20 años. Es Licenciada en Educación, Mención Biología (Universidad de Los Andes). Inició el Master Internacional de Creatividad Aplicada Total (MICAT), en la Universidad de Santiago de Compostela, en Galicia, España (1999-2000).

Locutora, Certificado 32975 (Escuela de Comunicación Social, Universidad Central de Venezuela, Caracas, 1996). Productora y locutora del programa de radio "Alas
de Libertad". Desde 2003 en El Circuito Divensa Radio 98.7 FM. Se ha desempeñando como tallerista en Relaciones interpersonales y Técnicas de desenvolvimiento interior. Entre los cursos y talleres en los que ha participado destacan: «Aprender a pensar». Seminario auspiciado por el Ministerio de Educación, en el Centro Educacional de la Asociación de Profesores de la ULA. "Introducción a la Literatura Infantil y Juvenil", en Instituto de Investigaciones Literarias de la de la Universidad de los Andes, y la Comisión para la orientación de la Enseñanza y uso de la Lengua materna, del Ministerio de Educación, "La Creatividad se aprende. Herramientas para el cambio". Ha trabajado como docente de aula en diferentes Centros Educacionales. Es Vicepresidenta del Fondo Editorial La Escarcha Azul, Fundalea, desde 1995.

CONTACTO:

enza.lazzaro@gmail.com

OBRA LITERARIA: Tiene inéditos El cofre encantado y otros cuentos, para niños y jóvenes, y el libro Alas de liberta

 

EL COFRE ENCANTADO

En un camino, bordeado de amapolas, venía caminando lentamente una extraña tortuga, su caparazón relucía con los rayos del sol, caminaba esbelta y erguida. Iba destino al pueblo, donde trabajaba en una tienda de antigüedades.

La pasaba muy bien en ese lugar porque estaba todos los días rodeada de objetos raros e interesantes. Uno de sus preferidos era una consola en miniatura hecha de madera brillante y pulida, pero estaba herméticamente cerrada. Ella la acariciaba a menudo. Deseaba silenciosamente que el cofre se abriera de repente.

Una tarde de amapolas olorosas, ¡zuás!, se cumplió su deseo. ¡Se abrió el cofre!
Su asombro no tenía límites. Estaba deslumbrada con lo que veía en su interior. Sus ojos estaban fijos en una hermosísima araña de oro, que... para su sorpresa, y susto, le sonreía.

A partir de ese día se hicieron amigas inseparables. La araña le conversaba de muchos temas. Uno de esos días le contó de su vida, de antes de llegar al Cofre encantado de la tienda. Con un poquito de tristeza en su voz comenzó el extraño relato:

—Yo vivía en un lejano castillo todo de oro. Era una de las doncellas del reino "Alquimia de oro y sal".

—¿Por qué tienes forma de araña? —interrumpió la tortuga.

—Estaba jugando cerca de un aljibe, me asomé en él, resbalé y caí al fondo del agua. Me di cuenta de que mi cuerpo había perdido su forma y me había transformado en una araña.

La tortuga emocionada con la historia, quiere ayudarla. Le dice:

—¡Vamos!, ven conmigo ¡Súbete a mi caparazón! Te llevaré a una cueva, donde habita una hermosa Hada que puede ayudarte.

Al llegar al lugar vieron a un minúsculo ser alado revoloteando en la entrada de la cueva. Era de un color azul brillante.

—Mis respetos Hada Protectora —saludó la tortuga. Te presento a la Donc...

—No me digas, ¡ya lo sé! —dijo con dulzura el Hada Protectora. Pasen adelante. No hace falta que me expliquen mucho.

Hace rato que las vengo escuchando.

Y dirigiéndose a la doncella araña le dijo:

—Te quedarás aquí siete días y siete noches. Contemplarás el sol todos los días durante siete minutos, y beberás de estas flores rosadas, que sólo se dan en este lugar.

Al cabo de ese tiempo, la araña se transformó en una radiante y hermosa mujer. Regresó al palacio y todos festejaron su regreso con gran alegría y felicidad.

Un día la doncella tomó de su armario un Gurrufío de oro con incrustaciones de diamantes, rubíes, esmeraldas, topacios, aguamarina y amatistas, lo colocó en un estuche de terciopelo rojo, montó en un carruaje y se lo llevó a su amiga tortuga.

Ésta, al verla llegar, se puso muy contenta. Le agradeció el obsequio, lo acomodó en una vitrina de su tienda, como una joya de incalculable valor.

Todas las personas del pueblo desfilaban por allí para admirar y contemplar el extraño objeto.

La Doncella y la tortuga se visitaban con frecuencia, algunas veces llegaban hasta la cueva donde vivía el Hada Maravillosa y conversaban con ella de muchas cosas interesantes.


LA PERLA Y LA OSTRA


Po era una perla hermosa, había crecido mucho y quería salir de su mundo y mostrar su belleza a otros mundos de afuera, pero no sabía cómo abrir la ostra. Su hábitat permanecía cerrado con ella adentro, quejándose.

Para ayudarse se metía de cabeza en los libros interesantes que le proporcionaban mucha información mas no le decían lo que ella esperaba: cómo abrir la ostra.

Un día, decidió visitar a un sabio, después a otro y otro; que la ayudaran a realizar su anhelo. No obstante, no captó las palabras mágicas para abrir la ostra.

El encierro ya la estaba desesperando, se sentía triste y deprimida.
Había pensado que una fuerza externa la ayudaría a salir rápidamente.

Decidió quedarse tranquila, en silencio, escuchando los latidos de su corazón, que se fueron haciendo palabras. De pronto, Po cambió el pensamiento: "sólo una fuerza interna puede ayudarte a salir".

Po, respiró profundo una y otra vez, como si se fuera llenando de aire y de latidos...
Entonces, automáticamente... la ostra se abrió
.