NO TE ESPIGUES TAN PRONTO
 
 
A Ana Wendy del Mar (1975)
 

 

 

 
Nena despierta,
toma el néctar de la infancia
que rocían las rosas,
para quedarte pequeña.

Quiero acunarte la vida
en mi canto,
y escuchar tus pucheros,
tu risa, tu llamado.

Quiero mirarte pequeña,
en la cuna, tomando tetero.
No te espigues tan pronto,
espera, hay tiempo para ser grande.

Quédate conmigo,
así de pequeña, entre mis brazos,
un largo rato.